Las elecciones cada vez nos gustan menos

¿Qué haría Usted si fuese político?, esa sería la primera pregunta que le plantearía a cualquier ciudadano por la calle en una encuesta periodística, se lo preguntaría a cualquier persona, de cualquier edad, de cualquier raza y de cualquier religión, todos somos ciudadanos, todos estamos en un mismo país y, de alguna manera, todos tenemos una opinión acerca de la política de este país. Estamos de acuerdo que un inmigrante que proviene de otro país con otro sistema político tendría, a lo mejor, una opinión diferente acerca de la política de este país o quizás la misma que todos. Pero, imagínense, hay miles de inmigrantes que llegan a este país buscando trabajo y tranquilidad, por algo será, quizás sea España la nueva tierra prometida, y quizás lo que buscan aquí no es lo que en realidad esperaban encontrar, o sí, eso yo no lo sé, pero lo que sí sé es que si tantas personas quieren venir a este país es porque hay países que están mucho peor que nosotros, eso es evidente, y partiendo de esa base, ¿qué es lo que en realidad nos preocupa a nosotros siendo ciudadanos de este país? ¿El trabajo, los salarios, la estabilidad económica, el sistema sanitario público, la educación?, ¿ Qué es lo que en realidad nos preocupa?. Yo diría y con letras mayúsculas: SOLUCIONAR NUESTRAS DEUDAS, efectivamente, creo realmente que es eso, y ¿por qué?, porque no nos hemos parado a pensar que toda la gente que proviene de otros países y buscan una vida nueva en éste vienen sin nada, vienen para empezar de cero y vienen de una situación mucho peor a la nuestra, y ahora bien, ¿qué se encuentran en este país? Que hay mil ayudas para la gente, pero que los propios españoles han sido engañados y muchos estamos endeudados no por nuestra causa, sino porque, en cierto momento, nos metimos en lo que no debíamos, sin pensar, cuando había trabajo todos pedíamos créditos, préstamos hipotecarios, tarjetas de crédito con fondos que eran una maravilla para comprarse cosas y permitirnos caprichos, para, en siete palabras, VIVIR POR ENCIMA DE NUESTRAS POSIBILIDADES REALES, porque no nos dábamos cuenta de que ese período tan fructuoso podía terminar algún día, y ¿ahora qué?. Pagando la hipoteca o el alquiler, la tarjeta de crédito, las comisiones, la compra del mes, el teléfono, el agua, la luz, el coche, la gasolina, los estudios, los gastos adicionales como ropa, libros, teléfonos móviles de última generación y ese tipo de cosas que hay que ir sumando y tienen un coste, nos damos cuenta de que no llegamos a fin de mes y eso es una realidad actual y absoluta, y ¿qué ocurre además de todo eso? Que no hay trabajo para todos, que no existen salarios que nos ayuden a afrontar el nivel de vida actual y que, aún por encima, muchos dependemos de la pensión de algún familiar, que nos va ayudando y, en resumidas cuentas, dependemos del sistema establecido y la modificación de los precios de los productos, ya sea productos básicos, gasolina, etc. Dependemos de los mercados de valor, de la bolsa, de su fluctuación, ahora con la subida del IVA vemos todo por las nubes y terminamos hasta los mismísimos de la hipoteca, las comisiones que nos cobran y llegamos a un punto que nos tiramos de los pelos de manera literal porque estamos con el agua hasta el cuello.
Entonces, ¿Qué necesitamos realmente?, yo lo resumiría en AYUDA, necesitamos ayuda del estado, porque somos sus ciudadanos y no nos pueden dejar caer tan bajo, porque hay mucha gente comiendo de nuestro bolsillo, gente que roba cantidades ingentes de dinero, fraudes millonarios y corrupción, y esto ha llegado a un punto exagerado en el que unos pocos se están enriqueciendo a costa de que millones de ciudadanos están haciendo lo imposible para llegar a final de mes con un euro en el bolsillo, ya quedó muy atrás el poder ahorrar dos pesetas, como hacían nuestros abuelos, para un futuro incierto, ahora todo lo que se gana se gasta y es evidente que ni podemos ahorrar, ni podemos pagar todas nuestras deudas sin llegar ahogados a final de mes.
Entonces, si a mí me preguntaran qué haría si fuera político, sería, primero, considerar los problemas de los ciudadanos y establecer un refuerzo en ayudas para pagar las deudas y para los gastos básicos además de hacer bonos sociales para pagar los servicios básicos, como la electricidad, el agua y el teléfono, porque todos hemos ayudado a levantar este país y nuestros padres y nuestros abuelos, también tenemos derecho a que nos ayuden a nosotros a tener, al menos, una vida digna sin tener que llegar al extremo de andar pidiendo limosna a nadie, porque eso, realmente sería lo último que desearíamos y sabemos que el poder del estado puede con eso y mucho más. Y, evidentemente, otra de las claúsulas sería proteger al ciudadano y asesorarlo para que no nos engañen más los bancos y todos los que desean robar al que menos tiene, y, finalmente, reforzar un sistema anticorrupción, y penarlo con multas reales y la cárcel, porque no nos gusta que nos roben y porque no tiene nadie derecho a apoderarse de lo que no es suyo y menos para “EMPUFAR”(dicha palara no viene registrada en el diccionario de la Real Academia Española, pero pufo sí, y significa literalmente: deuda cuyo pago se elude de forma fraudulenta o bien: estafa, engaño, que en al fin y al cabo, es lo mismo) a una persona sin que esa persona haya hecho nada para meterse en un asunto que no le va ni le viene y, con más razón , pensando que están viviendo bien otros a nuestra costa, cuando nosotros estamos al límite de nuestras posibilidades, porque no hay derecho a robar al ciudadano y menos con corrupción de unos pocos que se están enriqueciendo robándonos y, aún por encima, lucrándose de ello.
Y si, realmente, una encuesta de ese tipo hiciese que un estado moviese cielo y tierra para conseguir el propósito deseado, sería lo que todos necesitaríamos y lo que realmente una democracia debería aportar a sus ciudadanos, la estabilidad económica y la vida digna de las personas. Debemos recordar que tenemos unos derechos, y que no se están cumpliendo y vienen escritos en la constitución española, y su violación está penada por ley. Somos ciudadanos, somos personas y tenemos derecho a una vida digna, a un trabajo digo, a una vivienda digna, a una seguridad social que vele por nuestra salud, a que haya alguien que nos explique nuestros derechos, nos asesore y nos defienda gratuitamente ante la ley. Tenemos derecho a preservar nuestra intimidad, a andar por la calle seguros y, evidentemente por la carretera y en cualquier medio de transporte, sin que algún loco que se salte las normas venga a quebrantar un derecho que tenemos y es fundamental e inherente a la persona que es el DERECHO A LA VIDA.
Por todo esto estamos muy quemados y enfadados con el sistema político de nuestro país, y, concretamente, con los políticos que nos gobiernan y no queremos saber nada, lo tomamos todo contra ellos, pero entonces, queremos realmente que esto se solucione y cambie un poco la forma de gobernar y la concentración del poder en manos de unos pocos o queremos seguir poniendo un voto en blanco y que otros decidan por nosotros, no estamos obligados, pero votar no es más que un derecho y tenemos el derecho de elegir a nuestros representantes o repartir un poco el poder, la oferta política es tan amplia que podemos votar hasta por el que menos nos suena, hagámonos un favor y soltemos lastre para navegar un poco más allá, votemos a algo aunque sólo sea por ver qué pasa.
PP y PSOE están enfrentados pero nunca se pondrán de acuerdo con el resto de partidos porque no comparten el poder, menudo dilema sería el tener que ponerse de acuerdo con muchos más partidos políticos de centro o de derecha o de izquierda. Y a ver qué puede suceder. Eso no lo sabemos nosotros, pero otros ya sí lo saben.

¡Ya les vale!

Hoy en día es tan fácil saber la vida de una persona como abrir una página de internet y con un sólo click. Efectivamente, lo saben todo, da igual la privacidad que queramos mantener e incluso con quién querramos compartir nuestra información y nuestro día a día, estamos rodeados de satélites y de intrusos informáticos que buscan suplantar identidades, sonsacar información haciéndose pasar por otras personas y además, aunque todos los medios de seguridad que existen estén a nuestro alcance y pensemos que nos movemos en un lugar seguro y estemos protegidos ante “cazadores de información” y, por lo tanto, “ladrones de identidades” no es cierto, que aumente la seguridad para navegar por la red y compartir nuestra información y cosas de nuestra vida, no significa que estemos protegidos.
¿Por qué quieren saberlo todo? ¿por qué tienen esa necesidad de saber todo sobre las personas?, ¿por qué “cotillas en red” o “marujeo internáutico”?, porque están aburridos, sí, es cierto, sus vidas son aburridas, están sobrados de dinero y se aburren, ya no saben dónde invertirlo, sus propias vidas no les resultan algo interesante, buscan las de otros para pasar el rato, regocijándose, si cabe, en el mal ajeno o quizás en lo interesante de una vida sencilla, de un ciudadano de a pié.
La farándula está para lo que está, pero ya se ha convertido en pública, en el mundo de la televisión y las revistas ya lo saben todo de todos, los famosos no tienen privacidad, ya no les resulta interesante la vida o vidas de alguien que ya tiene vida pública, porque eso es interesante para una persona de clase media, porque todos vemos revistas y televisión y cotilleos sobre los famosos porque sus vidas nos resultan excepcionales, y resulta que, al final, todos desean tener una vida más sencilla y preservar su intimidad y estar más alejados de los medios.
La vida de gente que hace cosas normales, publica sus fotos en facebook o en otro tipo de red pública es mucho más divertido, ¿por qué? a día de hoy no lo entiendo, no sabría contestar, tienen todo lo que desean pero quieren más, el dinero llama al dinero, pero parece ser que aburre, y las vidas complicadas de gente que se busca la vida como puede para salir del paso, es mucho más interesante que una vida con todo lo que a uno le gustaría tener, estamos al revés, pero es que es así.
Parece ser que las historias de otros, ya sean de sus vidas, sus viajes, sus relaciones de amistad, incluso su vida amorosa, de gente irrelevante o no conocida, es mucho más jugosa para cotillear.
Si, por ejemplo, todos sabemos que Cristiano Ronaldo tiene una nueva novia guapísima y supermodelo y de repente le aparece un hijo de otra relación y tiene que reconocerlo y le piden pruebas de paternidad y está en la cresta de la ola de los medios, y ya todo el mundo sabe lo que él no quería que saliese a la luz y eso hace que por H o por B termine con su nueva relación por presión de los medios o quizás, por lo amargo y vergonzoso de la noticia, pues lo dejan, termina su relación, y es noticia, pero a nadie le importa lo que ellos puedan estar pasando, porque ya lo sabe todo el mundo y todo el mundo sabe que ese tipo de relaciones se terminan y luego empiezan otra y santas pascuas, como que les es más fácil terminar algo y empezar con otra cosa, como que eso no les va a afectar porque tienen su trabajo y están podridos de pasta, pero eso como no pasa en la gente normal que tiene relaciones normales y que normalmente intentan mantener lo que tienen, o quizás si algo pasa, pasa con más tiempo y nada se termina así porque sí, sino que todo es más progresivo y la gente hace vida normal, pero, y vuelvo otra vez a lo mismo, ¿por qué lo quieren saber todo de nosotros?, ¿de la gente que busca trabajo o de la gente que está estudiando?¿Qué le importa a quien va a contratar a alguien en su empresa la vida amorosa de la persona la que va a contratar?, pues resulta que no es la primera vez que me dice alguien que en una entrevista de trabajo para una empresa importante X le preguntan si tiene pareja, qué tipo de pareja, si sale mucho, si se relaciona con gente y según con qué tipo de gente va cambiando la entrevista a otros derroteros y terminan preguntando si les gustaría tener hijos en breve, da igual si le ha dicho que sí o que no tiene pareja en la actualidad, que se lo preguntan de todas maneras, como si quisieran ahondar más en algo que no tiene sentido, pero ¿por algo lo preguntarán no? o, a dónde se van de vacaciones, o a dónde no se van o a dónde les gustaría irse, y si se van de vacaciones a la playa o al extranjero, etc, y el rollo es que hay que responder, y si no…ahí ya se termina la entrevista y para casa, pues sí, hay que responder y ser sinceros, porque “ellos lo saben todo” y si no, lo pueden averiguar fácilmente y cuidado con el facebook, que ahora es nuestra carta de presentación y si no somos un poco discretos ya no les valemos, está claro que cada cual sabe donde se mete, pero el tema de las redes está en el punto de mira y vuelvo a repetir y debería empezar a sonar esa cancioncilla o musiquilla misteriosa e intrigante: “ELLOS LO SABEN TODO”, TODO, TODO, con pelos y señales.
Bien, pues llegados a este punto, hilando con el tema de los famosos, voy a poner un ejemplo chachi para esto, nosotros buscamos un poco de presencia en la red, nos metemos en facebook, hacemos amigos virtuales, agregamos a fulanit@ y a menganit@, a lo mejor no los conocemos de nada, o casi, pero aún así quieren ser nuestros amigos, no sabemos que interés específico hay detrás de eso pero lo vemos como algo carente de amenaza o peligro, porque estamos en la red y estamos para compartir nuestras ideas o lo que queramos, imaginemos que tenemos dos identidades en facebook, una más pública y otra un poco “para los más aallegados” como se suele decir, pero en realidad si no tienes nada que acultar, vas a emplear tus identidades del mismo modo, es evidente que nos pasa a muchas personas, pero no sabemos hasta qué punto eso puede afectar a nuestras vidas. Pues imaginemos que fulanit@ se está haciendo pasar por tal y resulta que es Pascual y el tal Pascual es alguien que no queremos tener en nuestro facebook por la razón X, y resulta que empiezan a pasar cosas raras y resulta que tienes una relación con Patatín y resulta que Fulanit@ empieza a publicar cosas raras y a Patatín no le hace gracia, te etiquetan en fotos que ejem, o que te ponen en evidencia de algo que no es, te meten en un lío de tres pares de narices y al final se arma un lío y logran enemistarte con Fulanit@ por razones ajenas a tu entendimiento, pero eso me puede pasar a mí y le puede pasar a cualquiera, es decir, lo que aparentemente parece normal, se transforma en algo que realmente perjudica a tu vida y tu existencia, y eso ya no hace ninguna gracia y eso ya no parece un juego de niños, sino que afecta realmente y hasta se puede convertir en ciberacoso, y a lo mejor ya no queremos saber nada del facebook y queremos retroceder y borrar todo, pero, como dice la canción, “lo hecho está hecho” y aunque no queramos saber nada del facebook ya estamos metidos de lleno y ya ha pasado lo que no queríamos o no esperábamos que pasase, pero, evidentemente, no siempre se puede controlar y tampoco ser percibido por nadie, porque de eso se trata, que no sea evidente, y al final, volvemos al feed-back de los famosos, ¿somos los nuevos famosos de las redes? y ¿quieren controlar nuestras vidas? ¿o destrozárnoslas?,deberíamos planteárnoslo, me parece que ese tipo de gente existe y no estamos al margen, estamos todos, porque todos estamos en la red y todos tenemos nuestro “mini-protagonismo” en un mundo que maneja los hilos de las vidas de la gente común, ¿Cierto o no cierto?, pues entonces no deberíamos preguntarnos porque quieren destrozarnos la vida o curiosear, sino por qué es a nosotros a quién nos quieren hacer todo eso, sabiendo que poco más que nuestras simples vidas tenemos que ofrecer.
Ahí lo dejo, para quien quiera creérselo o por el contrario, piense que hablo por hablar, las críticas siempre son buenas para seguir avanzando, constructivas o no, todo el mundo tiene derecho a opinar sobre una opinión, no podemos estar sin estar, es decir, vamos a estar de todas todas y no podemos quedarnos siempre dentro de la misma burbuja que no nos deja salir al mundo real.

¿Qué pasa en Navidad?¿Estamos esperando con ilusión un sueño que nunca llegará?

Dicen que en Navidad las personas se transforman, están esperando todo el año a que lleguen estas fechas para pensar que con “un poco de suerte” la vida. e arreglará de la noche a la mañana. La ilusión de la gente todavía no se ha visto diezmada por lo trágico de una profunda crísis que parece que nunca va a tener fin. Todavía vivimos inmersos en nuestros sueños, en nuestra ilusión de conseguir alguno de nuestros propósitos, vivimos pensando que algo bueno llegará después de todo este delirio inexplicable, inquebrantable y agonizante en el que vivimos inmersos, donde nuestros sueños llegan al anochecer cuando nos tapamos con el edredón y como niños pequeños comenzamos a soñar con un mañana en el que nuestros problemas se hallan solucionado.
Yo resumo de esta manera la Navidad: todavía quedan vestigios de esa ilusión de cuando éramos niños chicos y pensábamos que Papá Noel o los Reyes Magos eran nuestros héroes porque tenían en sus manos el poder de llegar a cumplir todos nuestros sueños, sabíamos que nunca traerían todo lo que les pidiéramos, pero pensábamos: -si no es este año, a lo mejor, el año que viene-, y así perduraba nuestra ilusión en el tiempo sabiendo que nuestros padres sabían perfectamente que, algún día tendrían que destrozar nuestros corazoncitos y toda nuestra ilusión contándonos la verdad, ¿es o no es así?. Pues ahora estamos en 2014, han pasado veintitantos años desde aquello y para algunos más, y nuestras espectativas son más altivas.
Llega el 20 de Diciembre y ponemos la máquina de pensar, es decir, nuestro cerebro, en “modo ilusión” con ansias de proyectar de nuevo nuestro futuro, nos irradia un sentimiento de que vamos a alcanzar nuestras metas y que vamos a poder con todo, pase lo que pase, así salta la alarma, y nuestra máquina pensante decide jugarse trescientos euros, o vete tú a saber, ¿dónde está la media proporcional de las familias españolas?: ¿en jugarse la mitad de su paga en el sorteo más ansiado y codicioso de nuestra geografía?, quizás, y esa es: La lotería de Navidad.
Llegados a este punto nuestros receptores neuronales deciden ponerse en modo subliminal e intentar pensar con deslumbrante intensidad y concentración en que nos puede tocar a nosotros, hay un porcentaje de posibilidades, muy pequeño, pero lo hay, nos dirigimos a un punto de venta de loterias y decidimos gastar como minimo los treinta euros que vale un boleto. Tras el derroche y la adquisición del boleto/os intentamos mediar con Dios y todos lo santos que puedan existir para que nos toque algún pellizco, el caso es que, hasta el día que se celebra el sorteo, el 22 de Diciembre, vivimos pegados a uno, dos o varios boletos de lotería como si, de repente, un trozo de papel con unos números inscritos se hubiese convertido en nuestro más venerado Dios, en nuestro amuleto de la suerte, en nuestro pasaporte hacia una vida nueva, eso es lo que realmente sentimos y nadie puede decir que hasta el día del sorteo alguien nos haya arrebatado jamás esa ilusión de niños chicos que mencionaba anteriormente, de poder pensar que nos podía tocar a nosotros, algo, un pellizquito, por muy insignificante que fuese, ¿verdad o no verdad?.
Llegado el día ya nos transformamos, ponemos nuestros sentidos en el esperado sorteo, ¡que digo sentidos!, ¡El alma si hace falta! y el cava en la nevera. Nuestro cerebro, de repente, cambia al modo “off a todo” y sólo somos capaces de recibir el sonido del bamboleo del bombo lleno de bolas con números y esperar a que alguno de esos cánticos celestiales diga el número o números que ya hemos memorizado y repetido inconscientemente en nuestras cabezas miles y miles de veces.
Bien, pues ahora llega el momento decisivo, y estamos agotados mentalmente y llegamos al punto en que la sangre irradia cierta parte de nuestros cerebros y necesitamos despertar de nuestro sueño, ya se ha terminado, y nos hemos dado cuenta de que no nos ha tocado nada, toda nuestra ilusión se ha esfumado en un segundo y hemos echado a perder nuestra ilusión en todos estos días que han pasado pensando que podíamos ser nosotros los agraciados, -no importa-, decimos, -otra vez será-, ya veremos el próximo año, pero sabemos que por dentro estamos rotos en mil pedazos, y la pena dura, vaya si dura, tanto que ni los turrones, ni el mejor banquete casero puede saciar nuestra falta de ilusión y esperanza, así es, -¿Por qué unos tienen tanta suerte y otros no?-, nos preguntamos, todavía es un misterio que no se puede averiguar fácilmente, quizás llevamos toda la vida tras ello, pero unos tienen más suerte que otros, así es la vida, yo creo que ni eligiendo la comunidad autónoma puedes elegir el verdadero boleto premiado, si no eres tú el que vaya a tener la suerte de haber sido el predestinado a llevarse el premio.
Que la gente con suerte explique cuál es la fórmula para llegar a conseguir sus propósitos en la vida.
Yo, por lo de ahora, pienso que ese sorteo está pensado para jugar con nuestra ilusión y hacernos perder dinero, y todo pensado para que unos pocos se enriquezcan todavía más, yo, por lo de ahora, nunca he jugado a ese juego, y no he comprado ni un solo boleto, esa es mi manera de pensar y también pienso que el mundo está muy mal repartido, que es un juego de azar, como tantos otros y el estado sabe bien a qué puede jugar, evidentemente siguen jugando con nosotros y nuestras necesidades, nuestra ilusión y nuestro esfuerzo personal en intentar conseguir algo en la vida, y seguirán jugando hasta que alguien evite que todo el mundo juegue al mismo juego y no tengan fondos para poner en marcha su juego y el despliegue de medios que eso conlleva, es igual que votar, si todo el mundo se abstuviese no habría votos, ¿eso, qué supondría en una democracia? ¿Elegirían ellos a los líderes?, seguramente, políticos con políticos tirándose de los pelos, se convertiría en una dictadura evidentemente de unos pocos frente al pueblo, pues ahí está el dilema, tenemos todas las de perder, porque alguien tiene que gobernar y no vamos a ser nosotros, porque el pueblo elige a sus representantes pero no decide sobre el país ni gobierna la nación, ¿para eso están los políticos no?, creo que, por desgracia, esto es como un feedback contínuo y no lo podemos cambiar.
Yo, por el momento, echo de vez en cuando, la quiniela, ¿quién sabe?, total, estamos todos en el mismo agujero.
¡Felices fiestas a todos! y felicidades a todos los agraciados, que sé que algún pellizco ha tocado en Galicia o eso decían en el periódico.
¡Feliz Navidad!

La historia se derrumba o derrumban la historia

No voy a hablar de el dolor que me produce el que verdaderas obras de arte de la humanidad tales como ciudades como Venezia, Grecia o Roma se estén derrumbando y convirtiendo en escombros enmohecidos de los que ni siquiera el gobierno de sus respectivos países tengan consideración y pongan un poco de empeño en conservar lo que tanto turismo les ha aportado. Todavía no he tenido la suerte de poder visitar dichas metrópolis-museo, ojalá algún día pueda hacerlo, no querría ir hacia el otro mundo pensando que no he podido cumplir, al menos ese sueño.

En España estamos sobrepasando nuestras fronteras con una crisis económica y laboral que no nos deja ni respirar, a penas podemos salir de un radio de diez kilómetros en nuestras poblaciones para salir un poco de casa y airearnos de todo este aire viciado que nos corta la respiración, cuánto más el poder viajar en vacaciones. Yo, al menos, no puedo, estoy atada de todas las maneras posibles, sólo puedo imaginar esos lugares como los más hermosos del mundo, donde yo me sentiría rodeada de un aura impregnada por la historia y la magia de otras civilizaciones, que se asentaron geográficamente, para dejar constancia de su legado a la humanidad.

Respecto a todo eso sólo puedo hablar de lo que me rodea, de lo que veo en la ciudad donde me ha tocado vivir mi vida y crear mi existencia. Sólo puedo hablar de este Vigo convertido en metrópolis de grandes recursos y una creciente industria naval y pesquera abierta al mundo; creado de la nada de un simple poblado amurallado, de pescadores y campesinos; conquistado por franceses napoleónicos y reconquistado por sus ciudadanos; rodeado de montañas con vistas esplendorosas y lleno de historia castrense, de piratas, tesoros bajo su ría y batallas navales albergadas por las islas Cíes que hacen de cobijo y barrera natural a unas marismas llenas de tradiciones ancestrales.

En Vigo conservamos nuestras murallas, nuestros castros, recuperamos zonas históricas  de la urbe, como el Casco Vello; paseos peatonales; rehacemos jardines, alamedas y paseos; introducimos monumentos innovadores, como el Sireno, el Nadador o la fuente de los Caballos en plena plaza de España; reconstruímos calles y edificios clásicos; hacemos hospitales, centros comerciales; creamos una nueva vista hacia un puerto marítimo obsoleto y ahora renovado. Por ahí dicen que estamos construyendo una ciudad hermosa (vivimos en una ciudad hermosa, ¿ahora?, ¿o todavía no?, porque mira que se han gastado dinero y dinero en estos últimos diez años y yo todavía me pregunto, y la crisis, quien la paga?, el ciudadano de a pie, evidentemente), pero yo todavía no se que pasa con las playas, por lo visto tenemos unas de las mejores playas de Galicia y España, eso dicen, también dicen que poseen bandera azul, pero eso sólo debe ser en verano, a mi modo de verlo, veo las playas bastante abandonadas y sucias, pidiendo un lavado de cara a gritos. En verano, millones de personas pasan por la Playa de Samil, hacen fotos y pasean. Nuestras playas hasta salen en los telediarios, pero, si nos fijamos, sólo nos dejan ver la parte bonita, sabiendo que el paseo está tan desmejorado como las paredes que lo sostienen y los restaurantes ya están pidiendo una auténtica reforma. Para colmo, hace varios años hicieron un plan de reforma para la playa de Samil que incluía un cambio total en el paseo y la restauración, que no ha llegado ni a comentarse. Nos tenemos que conformar con lo que hay, todos sabemos que ya gastaron mucho dinero en crear el museo de exposiciones varias de la Casa de las Palabras, con su cafetería chic donde las haya, pero nuestro paseo y su restaurantes se van abajo, hubo una concesión de los locales que los albergan por no se cuántos años, hace casi diez años,quizás cinco o seis años de concesión y prorrogables por algún año más, pero se que en 2014 se terminaba alguna, el caso es que el Jonathan no se puede considerar un restaurante muy frecuentado, nunca se le ha hecho una reforma; el San Remo es el único que trabaja todo el año como restaurante, cafetería y heladería, algo más que el Camaleón, que se reserva más a cafetería, bocatería, coctelería y, a veces, hacen conciertos varios y fiestas, tipo bailes latinos, pero están situados en la zona central del paseo, en el caso del San Remo y hacia la zona del final del paseo, hacia Alcabre, está situado el Camaleón y las Dornas, hasta ahora, y ahora llega mi gran melancolía y la razón de todo esto, el restaurante de As Dornas, el último en el paseo de Samil hacia Alcabre, nunca le robó protagonismo y, apenas, clientela al resto, era un lugar tranquilo y adecuado para tomar un café en cualquier época del año. Yo iba mucho con mi madre y mi amiga Cris en verano después de ir a la playa, hace ya quince años, me entra mucha tristeza sólo pensarlo, lo que viene ahora me parece menos justo todavía, porque hace cuatro años, decidieron cerrarlo y ahora han decidido echarlo abajo, porque no le encontrarían utilidad al edificio, y, yo me pregunto, si todos los restaurantes que hay en cinco kilómetros de playa son tres y dicen que hacen falta más, ¿por qué deshacen una estructura tan bien forjada y que realmente necesitaba una pequeña reforma para ser abierta al público?, ¿Por qué necesitan cosas que ya tienen, para deshacerse de lo que ya está hecho y luego decir que necesitan otras iguales pero más nuevas? No se, sinceramente no se que tienen pensado respecto a esa ubicación, ya, ahora, totalmente vuelta escombros. Lo que se es que necesitarán más dinero para reconstruir y rehacer algo, ya que, estoy segura de que no piensan renovar todo el paseo y sus inmediaciones y  estoy segura de que van a gastar mucho dinero en tapar ese agujero lleno de escombros. Ahora le toca al ayuntamiento poner cartas en el asunto y sorprender a sus ciudadanos, con otra cosa más. Ahí lo dejo. Espero poder documentar este texto con alguna foto.

Y todo para que Vigo sea una ciudad más hermosa.

Lo tradicional, ya se ve, que poco lugar ocupa en nuestra ciudad.

Esperando, siempre esperando

    1. Puedes levantarte cada mañana esperando que sea tu día, esperando que el sol, cuando brille esplendoroso cobijado en su azul infinito, ilumine todo tu mundo, como si sólo fuese tuyo, como si un día cualquiera pudiese convertirse en lo que tu quisieras que fuera y no en lo que todos quieren que sea, como si sólo tú pudieses manejar los hilos de tu vida.

Puedes esperar a que tu mundo cambie y no exista el odio y la infelicidad, que no existan las envidias que terminan con las personas y su integridad.

Puedes esperar vivir en un mundo más seguro, más sano, menos cruel, dónde no influyan los estereotipos o prejuicios.

Puedes esperar que de un día para el otro el mundo cambie totalmente y se elimine la tristeza y el sufrimiento. Puedes esperar que el amor llene nuestros corazones vacíos y faltos de sentimientos. Ya se, no puedes esperar más a que todo eso suceda. Dedícate a esperar o por lo menos a fomentar todo eso, para pensar que, al menos tú sabes lo que quieres en tu mundo. Quién sabe? a lo mejor se une más gente a ti, gente que piensa como tú, gente que sabe lo que realmente necesita el mundo.

No esperes más, sólo hazlo y cree en que no eres la única persona que busca un mundo mejor, sin corrupción, con lealtad y transparencia, con unión y amor hacia ti y los que te rodean, poniendo todas tus fuerzas y dedicación en aquello que más te importa.

Creamos en nosotros mismos, seguro que no pensamos tan diferente, unámonos y compartamos nuestras ideas para hacer un mundo mejor y que todos lo sepan. Que todo el mundo crea en sus principios y en sus derechos fundamentales para alzar la voz y decir lo que realmente quieren y desean para formar un  nuevo mundo, respetando nuestros derechos como personas.

Esperando ese día en el que seamos más iguales ante la justicia y, por supuesto, ante nosotros mismos. Esperando que se cumplan nuestros derechos fundamentales como personas y que el respeto hacia nosotros mismos y hacia el prójimo sea el motor de nuestro mundo.